por Shôdo Takatori (*)

(Líder de la línea Kôfû de la Vía Sencha del Té)


Cuando, alrededor del siglo VIII, llegó de China a Japón la costumbre de beber té, alcanzó una gran popularidad, en primer lugar, entre la aristocracia. En el siglo XIII, los monjes Zen incorporaron el té al entrenamiento de zazen en beneficio de la concentración espiritual y la salud. La etiqueta formalizada de la ceremonia del té (sadô) nació de la estrecha conexión entre el Zen y el té, y se ha desarrollado hasta hoy como una forma de expresión del espíritu del Zen. Parte de la cultura tradicional japonesa, la ceremonia del té ha obtenido fama mundial. Este monográfico especial explica la naturaleza del espíritu del Zen que ha heredado la ceremonia del té, la ceremonia en sí, y algunos de los utensilios que en ella se emplean.

Zen y Té

En China, durante la era Tang, el maestro Chan (Zen) Zhaozhou (778-897) creó un kôan, o acertijo sobre Tres Bebidas de Té. Y desde entonces, las relaciones entre el budismo Zen y el té han sido profundas. Los sacerdotes budistas –especialmente Zen– jugaron un papel importante en la introducción del consumo de té en Japón: por ejemplo, Saichô (767-822), Kûkai (774-835), Eisai (1141-1215), y Bennen (1202-1280). El cosumo de té fue organizado como ceremonia del té por el monje Zen Ikkyû (1394-1481) y por Murata Shukô (1422-1502), un discípulo de Ikkyû, que certificó que había alcanzado la iluminación. Puesto que la ceremonia del té surgió del budismo Zen, Murata dijo que los estudiantes de la misma deben atenerse a la etiqueta/honor profesional Zen. También dijo que la ceremonia del té encarna al budismo y que estudiar la ceremonia del té es entrenar para aprender el budismo.

(Por cierto, a principios del siglo XVII fue introducida en Japón una ceremonia del té diferente de la común, llamada sencha por un monje Zen chino llamado Yinyuan)

De este modo, gran parte de lo que actualmente es conocido como cultura tradicional japonesa tiene el Zen como fundamento espiritual y deriva del elevado florecimiento cultural de los siglos XV y XVI.

Hacer lo que se debe como es debido

A la edad de 80 años, el maestro chino Zhaozhou fue abad del templo Zhaozhou Guanyinyuan donde, durante un periodo de 40 años, enseñó su propia versión distintiva del Zen. Sin duda, la siguiente anécdota está conectada con el templo Guanyinyuan.

Una vez, vino un novicio a Zhaozhou y preguntó: “Soy novicio; ¿tenéis alguna instrucción para darme?”

Zhaozhou dijo: “¿Has desayunado?”

El novicio respondió: “Sí, he desayunado.”

Entonces, Zhaozhou dijo: “Si has acabado de desayunar, lava tu cuenco.”

En otras palabras, haz lo que debas hacer como es debido.

Esto es budismo y se parece mucho a lo que quiso decir Keizan Zenji cuando expresó: “Cuando es el momento del té, bébelo; cuando es el momento de comer, come.”

La esencia de la ceremonia del té es la misma. Una vez que la lista de huéspedes está determinada, el anfitrión prepara todo meticulosamente para el día en el que llegan sus visitantes. El día de la reunión de la ceremonia del té, comprueba todo una vez más para asegurarse de que está bien. Ajusta el store y el arreglo floral en la estancia de la ceremonia del té. Espera a sus huéspedes barriendo la sala de espera y rociando agua sobre el sendero del jardín. Ha hecho todo lo que debía hacer. En efecto, se puede decir que la ceremonia del té consiste en hacer completamente las cosas que deben ser hechas diariamente.

Saborear el té con consideración/atención 

Esto también puede decirse de la vida religiosa budista. El monje del siglo XVII Gesshû tenía una discípulo llamado Tokuô Ryôkô, quien a su vez tenía un discípulo llamado Sogyô.

Originario de Kai (actual prefectura de Yamanashi), en sus últimos años, Sogyô fundó el Makigaya Shûdô-in en Shizuoka. Murió a los 72 años. Cuando fue asistente de Gesshû en el templo de Daijô-ji en Kanazawa, sucedió lo siguiente.

En los templos Zen grandes, existe la costumbre de que el superior celebre regularmente una ceremonia programada, ofreciendo té a todos los monjes que están entrenando bajo su dirección. En el día de Gesshû había un gran número de monjes en Daijô-ji, y seguramente más de cien sirvieron en estas ceremonias. Los monjes que, de hecho, preparaban el té probablemente trabajaban de acuerdo con una lista. Y parece ser que el té preparado por Sogyô estaba más delicioso que el que habían preparado los demás. Una vez Gesshû lo comentó y le preguntó a Sogyô si añadía algo más a la bebida aparte del té. Sogyô respondió: “Sí. Incluyo un poco de consideración.”

Sólo hizo lo que se debía hacer pero añadió un poco de consideración.

“Por favor, bebe un poco de té.” “Gracias, está delicioso.” El té preparado con un corazón bondadoso es recibido con un corazón agradecido. Esto es todo lo que hay acerca del budismo y de la ceremonia del té.

Preparado con consideración y recibido con gratitud

Una vez, dos novicios fueron a participar en un periodo de meditación intensiva y entrenamiento que se llevaba a cabo en el templo Guanyinyuan de Zhaozhou. Cuando llamaron para saludarle, Zhaozhou preguntó al primero de ambos: “¿Ya has estado aquí alguna vez?” El primer novicio contestó que no había estado antes. Zhaozhou dijo entonces: “Comprendo, entonces bebe un poco de té antes de irte.” Le formuló la misma pregunta al segundo novicio. El novicio respondió que ya había estado ahí antes, y Zhaozhou también a él le dijo: “Comprendo, entonces toma un poco de té antes de irte.”

El administrador del templo, que había observado este intercambio, le dijo a Zhaozhu: “Comprendo por qué le dices al novicio que nunca había estado aquí que bebiera té y luego se marchara. Pero ¿por qué decirle lo mismo al novicio que ya había estado aquí antes?” Zhaozhou respondió: “Bien, bebe un poco de té antes de irte.”

Tal y como sabe cualquier estudiante de la ceremonia del té, se hace referencia a este incidente como las Tres Bebidas de Té de Zhaozhou o como “Bebe un poco de Té y márchate” de Zhaozhou. Zhaozhou añadió un toque de consideración a los cuencos de té que sirvió a los novicios como deseo de que ambos consiguieran comprender las enseñanzas budistas y alcanzaran la iluminación lo antes posible. Sin duda, la misma esperanza fue añadida al té que ofreció al administrador del templo.

El té ofrecido con sinceridad es recibido con alegría y gratitud. Ésta es la totalidad de la ceremonia del té.

 

(*) Shôdo Takatori es un maestro del linaje Kôfû de la Escuela de Té Sencha.
Artículo publicado en Zen friends, publicación de la Sotoshu Shumucho.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies