Comentarios del Maestro

Taisen Deshimaru

 


 

El Kannon Gyo, El Sutra de la Gran Compasión, es el sutra budista más popular y conocido de cuantos se conservan: desde Japón a la India, pasando por China. El Kannon Gyo es complementario con el Hannya Shingyo, El Sutra de la Gran Sabiduría. El uno incluye al otro. El Hannya Shingyo habla de la Gran Sabiduría, el aspecto más profundo e íntimo de la experiencia del Buda. En él todo gira alrededor de la noción de vacuidad (jp.,ku). El Kannon Gyo da por sobreentendido el Hannya Shingyo y, a partir de él, pasa a exponer el Amor Universal y la Compasión Ilimitada que une al Buda con los seres sensibles y dispone todos los medios hábiles posibles al servicio de su Liberación. Podría decirse que el Hannya Shingyo representa el aspecto femenino-masculino (interna y externamente, respectivamente) del Dharma budista, y está personificado por el bodhisattva mahasattva Manjushri (jp., Monju), encarnación de la sabiduría trascendental de todos los budas. Por su parte, el Kannon Gyo represanta el aspecto masculino-femenino (también interna y externamente, respectivamente) de la enseñanza del Buda, y está personificado por el bodhisattva mahasattva Avalokiteshvara (jp., Kannon), encarnación del amor y la misericordia de todos los budas. Sabiduría y Medios Hábiles, Vacuidad y Compasión, Unidad en la Diversidad, Igualdad en Diferencia constituyen el binomio fundamental de la práctica budista, las dos alas con las que se eleva al cielo y toma tierra el bodhisattva, aquel ser que se compromete con la aspiración altruista de ayudar a todos los seres a despertar.

La presente edición del Kannon Gyo constituye la versión comentada del Maestro Zen Taisen Dehimaru de este texto capital del budismo mahayana, y ha sido traducida por su discípulo, el Maestro Zen Dokushô Villalba, cumpliendo así uno de sus más fervientes votos, a partir de las notas manuscritas tomadas por él mismo , además de las recopiladas por Taiten Fausto Guareschi, actual superior del Templo Shobozan Fudenji, en Italia; las de Astrid Collman, una de las más antiguas discípulas del maestro Deshimaru en el dojo de Berlín; y las de Evelyne de Smèdt y Katia Robel, transcriptoras infatigables de las enseñanzas de Deshimaru roshi, ambas del dojo de París. Una vez todo el material estuvo a punto, el Maestro Dokushô emprendió un retiro en solitario con el fin de sumergirse en zazen, concentrarse en el estudio de este sutra y realizar la redacción definitiva de la versión comentada del mismo por su maestro. La obra, tal y como se presenta en este libro, tomó felizmente cuerpo a mediados de los años 80, y después de varios años de vicisitudes en busca de un editor, Miraguano Ediciones se interesó por la publicación de una colección sobre textos de la tradición zen, dentro de la cual esta edición del Kannon Gyo en lengua castellana tuvo la oportunidad de ver la luz en el año 1987.

A pesar de la relativa antigüedad de esta edición (no nos encontramos ni mucho menos ante una novedad editorial), y al igual que ocurre con todas las escrituras clásicas de las diferentes tradiciones de sabiduría de la humanidad, el Kannon Gyo sigue conservando toda su vigencia y actualidad intemporal, y su mensaje universal continúa siendo igual de edificante que lo ha sido en todas las épocas. En cada una de las páginas de esta cuidada versión se haya depositada también una buena parte del corazón del traductor, volcado durante años en la redacción y ordenamiento de las notas manuscritas, en el desciframiento de los pasajes difíciles y en su presentación con un lenguaje claro y ampliamente comprensible. Ésta es la razón que nos ha animado a reseñar aquí esta obra, la cual consideramos de lectura y relectura obligada para todos aquellos interesados en impregnar su práctica budista, o simplemente su corazón, de la Gran Compasión y Amor Universal. Puedan hallar en ella aliento e inspiración, y actualizar sus infinitos méritos, visibles e invisibles, en su vida diaria, en beneficio de todas las existencias. No en vano todas las tradiciones espirituales han reconocido y advocado la Compasión como el camino más ancho, la Gran Vía, a la Liberación Última.

 

Por Kepa Egiluz

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies